Teléfono de Contacto: 91 565 16 00

Noticias

El espíritu de la Navidad no caduca, mucho menos con Árboles de Navidad

El espíritu de la Navidad no caduca, mucho menos con Árboles de Navidad

Hay historias que marcan, cuentos con moralejas y enseñanzas, que se cuentan de padres a hijos por el gran trasfondo que tienen. El otro día, me vino a la mente, una de las historias con más lecciones que me leyeron de niño. Y sí, este cuento tiene que ver con la Navidad, porque esta época es sin duda una de las más acogedoras, familiares y memorables de todo el año.

Fechas de nuevos propósitos, de deseos, de reuniones familiares, de encuentros, de buenas noticias…. Sin duda, mi época favorita del año.  Hoy me gustaría compartir con vosotros esta historia de Charles Dickens que transmite humanidad, generosidad y sencillez, porque son valores que no entienden de estaciones.

El señor Scrooge era un hombre avaro, tacaño y solitario, que no celebraba la Navidad, y tan solo pensaba en ganar dinero.

Una Nochebuena, Scrooge recibe la visita del fantasma de su antiguo socio, muerto años atrás. Este le cuenta que, por haber sido avaro en vida, toda su maldad se ha convertido en una larga y pesada cadena que debe arrastrar por toda la eternidad. Le anuncia que a él le espera un destino aún peor, y le avisa de que tendrá una última oportunidad de cambiar cuando reciba la visita de los tres espíritus de la Navidad. Scrooge no se asusta con la aparición fantasmal y decide desafiar la predicción.

Esa noche se le aparecen los tres espíritus navideños: el del Pasado, que le hace recordar a Scrooge su vida infantil y juvenil llena de melancolía y añoranza antes de su adicción por el trabajo y su desmedido afán de dinero. El del Presente hace ver al avaro la actual situación de la familia de su empleado Bob, que a pesar de su pobreza y de la enfermedad de su hijo Tim, celebra la Navidad. También le muestra cómo todas las personas celebran la Navidad; incluso su propio sobrino, Fred, quien lo hace de una manera irónica pero alegre, ya que nadie quiere la presencia del avaro. Antes de desaparecer a medianoche, el espíritu muestra a un par de niños de origen trágicamente humano: la Ignorancia y la Necesidad.

El terrible y sombrío Espíritu del Futuro le muestra el destino de los avaros, el destino que le espera a él mismo. El fantasma permite a Scrooge asistir a su propia muerta, en la que nadie llora ni nadie le echa de menos. Su tumba es fría y nadie va jamás a visitarla, ni reza por su alma. Scrooge se horroriza de tal forma que suplica una nueva oportunidad para cambiar. Entonces, el avaro despierta de su pesadilla y se convierte en un hombre generoso y amable, que celebra la Navidad y ayuda a quienes le rodean.

Esta historia se ha convertido para mí en toda una lección de vida y es cierto que durante la Navidad todos tendemos a ser más amables y hospitalarios con el prójimo. Pero el espíritu de la Navidad tiene que estar siempre presente en nuestros corazones.

Árboles de navidad y decoración integral

Por eso desde B&M Árboles de Navidad queremos que tu espíritu navideño sea contagioso y eso lo hacemos nosotros posible con nuestros centros de mesa, árboles de Navidad, iluminación para exteriores, decoración navideña integral y mucho más…

 

 

It's only fair to share...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *